Visitar las playas de Orihuela no supondrá ningun riesgo Covid

Poder relajarse en las playas de Cabo Roig o Campoamor sabiendo que la comunidad valenciana es uno de los lugares del mundo con menos contagios del mundo es un lujo.

La razones para ello son la duras restricciones que se tiene en la hostelería y el buen tiempo, en el que se puede disfrutar de actividades al aire libre.

Pese a esto, una de las autonomías que mejor está gestionando esta segunda oleada es la Comunidad Valenciana, donde han conseguido frenar la expansión del coronavirus. De acuerdo a los datos del Ministerio de Sanidad, en las dos últimas semanas la incidencia acumulada de la covid-19 en esta región es la segunda más baja de toda España tras Canarias, con 105 positivos por cada 100.000 habitantes.

También en las principales ciudades de la Comunidad Valenciana son bajos los datos en lo que a incidencia acumulada se refiere: Elche registra una tasa de 165 contagios de coronavirus por cada 100.000 habitantes. Le siguen Castellón (138), Valencia (136) y Alicante (111). Además, en esta región hay 122 localidades que están libres de covid-19 al no registrar ni positivos ni fallecidos desde el inicio de la pandemia. 

Entre las medidas más destacadas que ha adoptado la Generalitat Valenciana figura la incorporación de miles de rastreadores. «En estos momentos la cifra alcanza los 1.393, a los que hay que sumar los 150 solicitados al Ministerio de Defensa».

Acerca de otras medidas exitosas para frenar la expansión de la covid-19, desde la Generalitat apuntan a la «máxima coordinación entre Atención Primaria y Salud Pública para el seguimiento de contactos». «En cuanto Atención Primaria detecta y diagnostica un caso, lo comunica a Salud Pública y realizan un seguimiento conjunto, de manera que es posible llegar a muchos más casos. Se detectan los brotes epidémicos y se pueden romper así las cadenas de transmisión», afirman. 

La Comunidad Valenciana fue una de las autonomías que antes comenzó a aplicar restricciones en municipios durante esta segunda oleada. A principios de verano, en el mes de julio, decretaron el cierre del ocio nocturno en la ciudad de Gandía tras detectarse dos brotes y también confinaron durante 22 días la localidad de Benigànim.

en_GB